Destacados

Apostar a la Medicina Humana

Publicado el 03/11/2017 en Egresados

Entrevista a Ricardo Theaux, egresado de nuestra Facultad de Ciencias de la Salud y actual Director General de la Clínica Universitaria Reina Fabiola.

Médico por vocación y alumno de la UCC por elección, Ricardo Theaux es uno de los dos únicos neuropatólogos de nuestro país. Fue el primer residente en patología de la universidad y  se formó en Bélgica, en la Universidad de Lovaina. El Director General de nuestra Clínica nos cuenta, en esta entrevista, cómo fue su paso por las aulas y cuáles son los lineamientos para que la Reina Fabiola sea una institución de primera de salud de Córdoba.

¿Cómo fue tu elección y el paso por la UCC?

De niño iba a Alta Gracia con mi padre y siempre le preguntaba, cuando pasábamos por el frente de la Universidad, qué era ese edificio. Aún sabiendo que nos iba a ser muy difícil pagarla, la decisión ya estaba tomada. Averiguamos que había alternativas para el pago de las cuotas entonces mi papá me dijo que si yo hacía un esfuerzo, él hacía el resto. Y así lo hicimos. Durante el primer año la familia pagó las cuotas y después yo comencé con ayudantías de cátedra y también me dieron un préstamo de honor.

Así fue hasta que finalicé mi carrera. Cuando regresé de viaje me dediqué a la Neuropatología, lo cual hago hasta la actualidad, y con mi trabajo devolví el préstamo de honor. También seguí como ayudante de cátedra los sábados por la mañana, hasta saldar el resto de la deuda.

Como director de la Clínica, ¿cuáles son tus lineamientos y criterios orientadores en la tarea diaria?

Nuestra concepción es la Medicina Humana, y para implementarla trabajamos en equipo. A cada profesional que ingresa le explicamos cuál es nuestra visión y el marco de la institución. Lo hacemos con todos: enfermeros, personal de limpieza, instrumentistas, ingenieros, arquitectos, etcétera; porque como es propio en una institución de salud, existe un equipo muy heterogéneo,  pero todos deben seguir una línea. Por eso cuando ingresa alguien nuevo, cualquiera sea la especialidad,  armamos desayunos de no más de seis personas, para tener la  posibilidad de conocernos, para que sepan quiénes somos y cómo pensamos desde el equipo directivo y qué pretendemos de la  Clínica. Más allá que el Departamento de Recursos Humanos lo haga, lo reforzamos a través de estos espacios.

¿En qué proyectos están trabajando y cuáles tienen a futuro?

Gracias a Dios nunca dejamos de tener proyectos. La Clínica ha crecido y sigue creciendo más allá de los vaivenes de las políticas nacionales y provinciales. ¿Por qué crecemos ante tanta incertidumbre? Porque en salud no se puede dejar de invertir. Será porque trabajamos siguiendo la visión humanista y los valores que tenemos, y esta actitud es la que genera confianza en nuestros pacientes.

Justamente esta actitud es la que creo que nos ha guiado para que muchos proyectos se hayan ido cumpliendo. Como el poder pensar la Clínica hoy como una institución de primera en salud en Córdoba. De hecho, acabamos de ganar dos premios, lo que  nos alienta a seguir con nuestro objetivo de calidad. Hemos crecido en infraestructura, se han construido diez pisos más sobre la calle Oncativo. También se sigue profundizando la unión entre la Facultad de Ciencias de la Salud y la Clínica, que es para lo que hemos trabajado toda la vida porque  Facultad y Clínica es lo mismo. Existe un semillero en el que podemos captar a los profesionales mejor formados. Entonces nuestra meta es crecer, invertir en tecnología, trabajar  en conjunto con la facultad, tener contacto con el extranjero… todo cierra para poder desarrollar un gran capital humano.

Por otro lado, apuntamos a la medicina humana. El límite de crecimiento será sostener el trato personalizado. Yo  no quiero mil camas, donde no sé qué pasa con la cama 990 y con la persona que está internada. Por eso hay un tope de 250 camas. Esta medicina es la que forma parte de nuestra concepción.

¿Cuáles son los objetivos en cuanto a la formación académica de los alumnos de medicina?

Nuestro principal objetivo es formar médicos a alumnos que hoy  pasan horas en internet, en el celular, utilizan nuevas aplicaciones,  por lo tanto, ya no se los puede sentar frente a  un power point. Entonces, el proyecto junto a la facultad es cambiar el curriculum de medicina y crear una facultad- clínica pensada para esta nueva realidad, donde se use la tecnología.

¿Cuál es la incorporación de tecnología prevista?                                 

A principio de año fuimos a Brasil, a una clínica de simuladores en la que se utilizan muñecos que se programan para simular determinada enfermedad. Esto ya se está utilizando en instituciones de San Pablo y de Chile. Lo he visto además en Europa y realicé cursos en Harvard sobre esta temática.

La idea es hacer una clínica en donde haya simuladores, donde ya no se usen cadáveres  para anatomía.  En esta visión de interacción entre la Clínica y la Facultad todos nuestros alumnos deben realizar un posgrado después de sexto año, y la principal base de formación  debe ser la Reina Fabiola.

En definitiva, nuestro gran objetivo es que la Facultad y la Clínica se unan en un proyecto académico y de investigación destinado a nutrir la calidad de atención al paciente; que sirva para lo prestacional. Una Medicina Humana. 

Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS