Noticias UCC

Psicología del deporte

Publicado el 14/09/2017 en Noticias UCC

Convertirse en el número uno o alcanzar el escalón más alto puede convertirse en una de las premisas fundamentales del deporte actual. La búsqueda desenfrenada por ser el mejor de todos, trae aparejada la necesidad de obtener siempre los mejores resultados. De esta manera, y casi sin darse cuenta, muchos deportistas ingresan en un círculo vertiginoso, del cual es muy difícil escapar.

De estos y otros temas relacionados con la psicología del deporte se ocupa Sebastián Blasco, Psicólogo experto en alto rendimiento deportivo.

El próximo viernes dictará una conferencia en nuestra Universidad en la que se abordarán temas relacionados al liderazgo; persuasión; equipos de trabajo; y motivación, con casos prácticos asociados. La cita es a las 19h en nuestro Auditorio Diego de Torres.  Más info aquí.

¿Cuál es tu trayectoria en psicología deportiva?

Como muchos chicos de nuestro país, soñaba convertirme en jugador profesional de fútbol, pero luego de un breve paso por divisiones inferiores me dí cuenta que no era mi verdadera vocación. Así fue como tomé la decisión de seguir vinculado al deporte desde otro lugar. Ya desde hacía un tiempo que sentía mucha curiosidad por conocer el papel de las emociones y los pensamientos en la práctica deportiva. A partir de esto, estudié la carrera de psicología con la mente puesta en el ámbito de la actividad física.

Terminé mi posgrado en esta área y comencé a trabajar ad-honorem en las categorías infantiles de Racing Club de Avellaneda. Allí pude comprender la importancia del abordaje psicoeducativo y la orientación a padres. Con el correr del tiempo, me involucré con las categorías juveniles abocado al entrenamiento de habilidades mentales.

Paralelamente comencé a trabajar en consultorio particular con deportistas de alto rendimiento de diversas disciplinas y entrenadores - hockey, tenis, fútbol, rugby, triatlón, levantamiento de pesas, entre otros.

Dentro del mundo académico, trabajo como docente y coordinador de la secretaría de deportes de la Universidad Austral y recientemente tuve la oportunidad de acompañar al cuerpo técnico del seleccionado argentino de fútbol sub 17 en el sudamericano de Chile.     

¿Por qué y cómo suele afectarnos sentirnos bajo presión?

La presión es un concepto que proviene del mundo de la física, e implica la ejecución de una fuerza sobre un objeto. Como tal, el objeto se ve disminuido, comprimido, en su forma. La misma ley se aplica al deporte: a mayor presión, menor es la capacidad para ejecutar movimientos con soltura y espontaneidad. Este concepto explica de alguna manera cómo atenta la presión contra el rendimiento deportivo. Es inversamente proporcional al logro.

Los deportistas de elite conviven con diversas presiones de diversos ámbitos – representantes, sponsor, entrenadores, dirigentes, espectadores, periodistas, familiares – Como sucede en el Aikido –arte marcial japonesa – el desafío para el deportista se encuentra en convertir esa fuerza externa en el mayor motor interno. Dicho en otras palabras, poder convertir la presión en motivación.

En relación al deporte ¿cuáles son las reacciones más habituales ante la presión?

Las reacciones son diversas y dependen, en gran medida, de la personalidad de cada sujeto. Sin embargo, una reacción habitual desencadenada por un exceso de presión no elaborada – tramitada a través de la palabra – suelen ser las lesiones deportivas. Se produce un agarrotamiento a nivel de la expresión corporal que puede favorecer este desenlace. Otras tantas veces, las lesiones pueden ser una “salida elegante” para evitar afrontar una situación estresante.

Como reacciones más cotidianas y moderadas, podemos citar los casos donde los deportistas se paralizan por el entorno de presión o están disminuidos en su toma de decisiones. El miedo a perder, a cometer errores en contraposición a la motivación por ganar.

¿Cómo se puede manejar o cómo se puede capitalizar hacia un mejor rendimiento deportivo?

Desde mi perspectiva, para convertir la presión en motivación, el deportista debe ejercer el liderazgo de su propia existencia. Tener coraje, carácter y responder por sus actos. Para esto debe conectarse con sus emociones, dar cuenta de sus pensamientos. Conectarse con su mismidad, escuchando a la voz de su consciencia. Otorgar un sentido a su práctica deportiva. Tener presente el para qué de su actividad, desplegando el potencial inmerso en él. El ganar nunca debe ser el principal objetivo, sino solo, la consecuencia del desarrollo de sus potencialidades.

¿Cuáles son los resultados concretos que usted ha obtenido aplicando este método?

No podría hablar de resultados tangibles, pero si afirmar la necesidad de muchos deportistas de ser mirados desde otra perspectiva. En un mundo donde se priorizan y buscan resultados rápidos y tangibles, muchas veces la persona queda desdibujada y relegada a un segundo plano. Miramos al deportista y olvidamos a la persona que está por detrás. Seguramente, si podemos devolver una visión gratificante, se producirá el despliegue no solo de lo que es, sino de todo lo que podría ser. 


 Charla: Convertir la presión en motivación

  área de deportes     ucc     vida universitaria     convertir la presión en motivación     universidad católica de córdoba     psicología del deporte     sebastián blasco     vrmu  
Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS