Novedades

Alba Flesler en la UCC

Publicado el 15/03/2017 en Humanidades

En su conferencia del 7 de abril, invitada por nuestra Facultad de Filosofía y Humanidades, la autora habló de atender a un niño pero apuntando a tener en cuenta que es un Sujeto con sus particularidades y diferente a lo que muchas veces los otros esperan de él. Apuntó a que el trabajo con niños y adolescentes requiere un dispositivo de trabajo distinto en el que cobran protagonismo los juegos;  juguetes; dibujos y también el lugar de los padres, que son los que habitualmente requieren la atención del niño. Trabajó en relación a esta pregunta. ¿Cómo intervenir para ayudarlos en sus malestares?  Inhibiciones; fobias; angustias; actuaciones; hiperactividad; etc.

Flesler es psicoanalista; analista miembro de la Escuela Freudiana de Buenos Aires, Institución de la que fue presidente en 1995 y donde todos los años dicta un seminario; supervisora de numerosas instituciones hospitalarias de la Argentina; y supervisora de analistas de Après-Coup Psychoanalytic Association School en Nueva York.  Además ha dictado conferencias y seminarios en París, Nueva York, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Barcelona y Dublín. Es autora de los libros El niño en análisis y el lugar de los padres, traducido al portugués; El niño en análisis y las intervenciones del analista; Niños en análisis. Presentaciones clínicas; y ha colaborado en muchas otras publicaciones más.

Conversamos con ella y esto es lo que nos contó:

¿Cuál es su línea de trabajo e investigación?

Mi línea de investigación y de práctica clínica están guiadas por la perspectiva aportada por el psicoanálisis como disciplina científica, que propone para el abordaje del padecimiento humano considerar ese gran descubrimiento que fue el inconsciente y sus eficacias para resolver algunas cuestiones.

¿A qué se refiere la diferenciación entre el niño y el sujeto?

A lo largo de la historia de la humanidad el niño ha tenido diferentes significaciones y estas han determinado el modo de tratarlo. En cierta medida se ha objetalizado al niño, aún en nombre de hacerle un bien. Se lo trata según su significado y se espera que él se identifique a esa expectativa. Pero el sujeto responde a esa expectativa con una respuesta singular; diferencial y recreativa.

¿Cuáles son las problemáticas que surgen a partir del no reconocimiento de esta diferencia?

Propongo diferenciar el término niño del de sujeto para orientar a los psicoanalistas que se ocupan de la infancia encuentren una fundamentación lógica para las intervenciones que realizan en la práctica, más allá de los manuales de moda.

Atender al niño, pero apuntar al sujeto, implica estar atentos a la significación que ese niño guarda para los padres (o para quienes lo traen a la consulta), pero también apuntar a la respuesta diferencial que él da como sujeto. Desatender esa diferencia puede llevar a desconocer la distancia necesaria que debe existir entre el discurso de los padres cuando hablan del niño y la respuesta del sujeto que seguramente no será idéntica. Reservo el término sujeto, para esta respuesta distintiva.

¿Cuál es su propuesta? ¿Cómo se puede intervenir para ayudar al niño o adolescente?

En cuento al tratamiento, esta distinción tiene su eficacia al considerar que el sujeto al cual aludo, más allá de su edad tiene tiempos de constitución, y que cada tiempo del sujeto requiere considerar especificidades para su abordaje.

La respuesta no será la misma en la infancia que en la pubertad y eso el analista debe tenerlo en cuenta cuando decide intervenir para ayudarlo.

Con respecto al bullying ¿Qué se puede aportar desde este enfoque?

Yo he atendido a muchos niños y adolescentes que han padecido el hostigamiento y eso ocurre desde mucho tiempo antes de que existiera el término bullying. Bajo ese término, se agrupan síntomas que debemos interrogar, por lo menos en sus distinciones. Yo he venido investigando el tema en los últimos años y me estoy ocupando de desplegar varias cuestiones al respecto en el seminario que estoy dictando este año en la escuela Freudiana de Buenos Aires. Para ahondar en su problemática debemos preguntarnos el por qué de la violencia humana; por qué la hostilidad entre pares y por qué se da en forma creciente en el ámbito escolar.    

  entrevista     ucc     qué hacemos con el malestar en la cultura     psicología     alba flesler     conferencia     filosofía y humanidades     universidad católica de córdoba  
Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS