» Imprimir nota  
06/12/2016 - Columna de opinión
Cba 24n | Opinión

Por qué objetar la premiación de ideas intolerantes



No fue fácil tomar la decisión: cuestionar públicamente este reconocimiento conlleva como efecto secundario darle publicidad a un discurso negacionista de la violencia de género, un discurso que fomenta al odio hacia las personas (a quienes tilda de nazis) comprometidas por el efectivo cumplimiento de los derechos de las mujeres, homofóbico, virulento con las políticas de derechos humanos y sus defensores.

Quien mantiene el discurso mencionado es Agustín Laje, premiado la semana pasada por la Bolsa de Comercio de Córdoba como uno de los 10 “jóvenes sobresalientes” de Córdoba. No es conveniente reproducir sus argumentos; además, basta con googlear su nombre, leer lo que postea en su cuenta de Twitter o de Facebook para conocer las ideas que difunde.

Gracias a la democracia en la que vivimos, el derecho humano a la libre expresión garantiza que quien quiera opine lo que desee. Y ese derecho también ampara, como contraposición, las opiniones divergentes. Pero más allá de esto, que quede claro: la objeción no es personal, es institucional.

Desde Ni Una Menos Córdoba decidimos llamar la atención sobre la premiación, a riesgo de posicionar al premiado. Una cosa es que estos discursos existan – y se recrudecen a medida que más personas salimos a las calles a gritar “Ni Una Menos, vivas y libres nos queremos”, a demandar políticas públicas que contemplen la equidad de género y a bregar por un cambio cultural que pone en jaque la desigual distribución de poder-. Y otra muy distinta y de una gravedad muy superior es que se aclamen, que se aplaudan y que se reconozcan en los medios de mayor presencia en Córdoba y por las instituciones de educación superior más importantes de la provincia.

Es que además de varios miembros de la Bolsa, el jurado que realizó la selección estuvo compuesto por los rectores de la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Siglo 21 y la Universidad Católica de Córdoba. También por autoridades de La Voz del Interior y de Cadena 3 (nota al pie: de los 10 jóvenes sobresalientes, solo dos fueron mujeres; de los 16 jurados, solo una).

El mismo premiado reivindica esa composición de notables, como lo hizo en su Facebook el 2 de diciembre: “Aclaración: no es la Bolsa la que decide a quién premia. Es un jurado de 16 indiscutibles referentes sociales y académicos, que incluye a los rectores de las Universidades de Córdoba (UNC, UCC, etc.), al Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Sociales, al Presidente de la Academia Nacional de Ciencias, etcétera”. Algo similar manifestó en su cuenta de Twitter el mismo día. (Ver el jurado en http://bit.ly/2h15Kb2).

Vale la aclaración: no se premia a un biólogo o un médico que avanzó en la cura del cáncer –supuesto hipotético en que las posiciones políticas podrían llegar a considerarse secundarias-. El premio en este caso fue una recompensa a sus ideas. “Intelectual comprometido con la defensa de las ideas liberales, se desempeña como escritor, ensayista y columnista (…) fundador y director del Centro de Estudios Libre, organización que busca promover el respeto por la libertad individual, la propiedad privada y el republicanismo”, manifestó el locutor al presentarlo en el acto de entrega de la estatuilla.

Premiar ese discurso es legitimarlo. Es por ello que decidimos escribir una breve carta abierta dirigida a la Bolsa y en poco tiempo logramos que nos acompañen legisladores (de prácticamente todos los bloques), concejales, artistas, investigadores y docentes universitarios, escritores, organizaciones sociales de las más diversas extracciones, funcionarios, diputados, y, en especial, muchos colegas periodistas (ver la misiva en http://bit.ly/2g1R1gR).

En los últimos meses, en cada vez más países del mundo afloran con fuerza discursos misóginos, homofóbicos, racistas, intolerantes… Se podría decir entonces que si Donald Trump ha logrado ser premiado con la presidencia de Estados Unidos con ese tipo de mensajes, cómo no va a suceder que una institución de una provincia de fin del mundo otorgue la distinción que hoy cuestionamos. Pero es responsabilidad de quienes creemos en la posibilidad de una sociedad más equitativa que este accionar no pase desapercibido.

Seguramente, muchos de los jurados no estaban del todo al tanto qué se estaba premiando. Existe un principio basal del Estado de derecho que puede ser resumido con la siguiente frase: “la ignorancia de la ley no exime de culpa” (en latín, Ignorantia juris non excusat). Algo similar sucede en esta premiación: el desconocimiento de las ideas premiadas no quita la gravedad institucional del “reconocimiento”.  

*Licenciada en Comunicación Social, abogada, integrante de Ni Una Menos Córdoba


Tipo de nota: Columna de opinión
Medio:
Cba 24n
Sección/Suplemento: Opinión | Página: http://www.cba24n.com.ar/content/por-que-objetar-la-premiacion-de-ideas-intolerantes
Autor / Redactor: Laura Leonelli
Fecha de publicación: 06/12/2016
Más información:

Click aquí






» Imprimir nota
 
 

Oficina de prensa
medios@uccor.edu.ar

Área de Comunicación Institucional
Oficina de Prensa
Sede Centro
Ob. Trejo 323 - Centro
Ciudad de Córdoba, Córdoba, Argentina
Tel: (351) 4219000 int. 204
Universidad Católica de Córdoba - www.ucc.edu.ar

Sistema de seguimiento de medios - webmaster@ucc.edu.ar