» Imprimir nota  
17/08/2019 -
La Voz del Interior |

Esperan que el año termine con un 40% de incremento


Las estimaciones más optimistas adelantan una inflación en ese nivel para cuando finalice 2019. El año pasado fue del 47,6%. Equivale a un aumento mensual de entre 2,2% y 2,5% desde julio y hasta diciembre.


La evolución de los precios a lo largo de la segunda parte del año estará íntimamente relacionada con el proceso electoral.

Así como el resultado de las primarias del próximo 11 de agosto podría verse influenciado por los números que publicó hasta hoy el Indec, el de las generales de octubre y el de un hipotético balotaje en noviembre tendrán en los datos del índice de precios al consumidor un obstáculo, o un impulso, a las ambiciones de Mauricio Macri de acceder a un segundo mandato.

Las previsiones de la mayoría de las consultoras apuntan a que si la estrategia oficial se mantiene como hasta ahora, el Gobierno nacional podría mostrar hasta fin de año un camino de leve pendiente descendente.

Todo dependerá de que el tipo de cambio se mantenga estable o apenas por encima del nivel actual (como máximo, subiendo con la misma inflación) y de que la postergación del retiro de subsidios y el consecuente ajuste de las tarifas de los servicios públicos se prolongue hasta después de noviembre.

Los economistas entienden que el corsé monetario en función de la alta tasa de interés y del consumo privado por el piso debería “pisar” la inflación cerca del 2% mensual hasta fin de año, lo que se traducirá en una suba interanual, de diciembre a diciembre, de entre el 39 y el 41%. En 2018, el IPC nacional marcó 47,6%.

Vanessa Toselli, economista del Ieral de la Fundación Mediterránea y docente de la Universidad Católica de Córdoba, apunta como clave que comience a bajar la inflación subyacente “para revertir la inercia inflacionaria de los meses anteriores”.

La también llamada “inflación núcleo”, que no tiene en cuenta los precios regulados ni los estacionales, está compuesta en gran medida por alimentos y es la más difícil de bajar. “Si persiste esta tendencia a la baja de los precios generales, la inflación subyacente debería acompañar este proceso, aunque aún continúa por encima del índice general”, agregó.

Para Toselli, “en un escenario moderado u optimista, si se consolida el proceso de desaceleración, se podría estar cerca de una inflación del 39 por ciento acumulada anual a fin de 2019”. Un contexto menos esperanzador para el Gobierno la ubicaría “un par de puntos porcentuales por encima”.

Allí será importante, según Toselli, el resultado electoral de agosto, primero, y de octubre, después, además de “otras variables relevantes en materia de poder adquisitivo como el tipo de cambio y la tasa de interés”.

“Inflaciones pendientes”

José María Rinaldi, profesor de finanzas públicas de la Universidad Nacional de Córdoba, habla de las “inflaciones pendientes” que pueden complicar el objetivo del 40% a fin de 2019. “Hay una fuerte presión de los precios mayoristas, que han venido creciendo por encima de los minoristas”, explica.

Para el economista, un escenario negativo para el proceso inflacionario es que finalmente esos precios se terminen trasladando a las góndolas desde ahora y hasta fin de año. “Lo que está ocurriendo es que las subas están siendo absorbidas por los que tienen menor poder de negociación en la cadena y que padecen por la falta de consumo”, apunta.

Precisamente respecto del consumo, Rinaldi señala que “mantener fría la economía con altas tasas de interés, restricción monetaria y gran oferta de dólares es un anclaje provisorio, pero sólo un analgésico que no puede durar para siempre. El problema es estructural y no sólo monetario”.

En relación con el dólar, el economista explica que “el retraso cambiario ya no le conviene a nadie porque ya está enfriando un motor de la economía en el que apuesta fuerte la política económica de Macri, que es la exportación”.

El último relevamiento de expectativas de mercado publicado por el Banco Central el pasado 2 de julio pronostica un semestre en descenso continuo de la inflación mensual hasta alcanzar el 2,1 por ciento en noviembre, con una leve alza hasta el 2,2 por ciento en el último mes del año.

Para todo 2019, los analistas que consulta el Central esperan un IPC nivel general y una inflación núcleo del 40 y el 41,5 por ciento, respectivamente.

Nueve puntos más

El lunes pasado, en su cuarto informe de revisión del plan económico que diagramó con el Gobierno nacional, el FMI elevó la previsión de inflación para este año respecto del tercer análisis. En línea con los economistas, ubicó la suba de precios promedio también en el 40%, 9,5 puntos porcentuales arriba de lo que había pronosticado a principios de año.

En el organismo dijeron que las expectativas de inflación subieron respecto de su informe anterior porque en ese plazo hubo acuerdos salariales que darán pie a que los formadores de precios apliquen nuevos incrementos.


Tipo de nota: Nota
Medio:
La Voz del Interior
Sección/Suplemento: | Página:
Autor / Redactor: Redacci?n
Fecha de publicación: 17/08/2019
Más información:

Click aquí






» Imprimir nota
 
 

Oficina de prensa
medios@uccor.edu.ar

Área de Comunicación Institucional
Oficina de Prensa
Sede Centro
Ob. Trejo 323 - Centro
Ciudad de Córdoba, Córdoba, Argentina
Tel: (351) 4219000 int. 204
Universidad Católica de Córdoba - www.ucc.edu.ar

Sistema de seguimiento de medios - webmaster@ucc.edu.ar