Noticias UCC

Aprender a aprender

Publicado el 24/08/2018 en Educación

Desde que Peter Senge escribió la quinta disciplina, el concepto de visión sistémica penetró definitivamente en las organizaciones, las organizaciones que aprenden son las que mejor se adaptan al contexto cambiante que predomina en esta economía globalizada y viral 4.0, a la vez que logran una ventaja competitiva sostenible, defendible y muy difícil de replicar por su competencia.

Las organizaciones que lograron entender este entorno orientaron su estrategia competitiva a tener esa ventaja a través de la gestión del capital humano, transformando y posicionando al área de Recursos Humanos en clave para el éxito de la organización.

En este nuevo ambiente, la digitalización y la automatización son nuevos jugadores que han venido para quedarse, no solo en las organizaciones de la nueva economía, sino también en las más tradicionales donde aquellas actividades que tienen tareas rutinarias corren el riesgo de ser automatizados en forma más barata y más rápida. Las tareas no rutinarias tienen una mayor probabilidad de no ser automatizadas tan fácilmente, ya que dependen de la creatividad y de las habilidades sociales.

Últimos estudios en estos campos demuestran evidencia de que la digitalización no conduce a la eliminación de los puestos de trabajo, sino que reestructura las tareas y que cuando la tecnología impacta en trabajos con bajos niveles de habilidades requeridas redunda en que esos trabajadores se involucran en labores que demandan inteligencia creativa y social. Es cierto también que adquirir estas habilidades demanda una mayor inversión en educación y desarrollo.

Mahatma Gandhi decía “Vive como si fueras a morir mañana, aprende como si fueras a vivir para siempre”. Esta frase nos ofrece una perspectiva muy interesante acerca del manejo del tiempo, mucha gente se enfrenta al desafío de estar corriendo detrás de cosas o tareas que disfrutan y que no son importantes en su vida, para ello  se ofrecen algunos consejos relacionados con saber priorizar, planear, establecer objetivos reales, ser proactivos, dejar espacios en blanco en nuestra agenda y aprender a decir que no.


El empleo del futuro no está en la misma compañía, la misma área o el mismo lugar. La clave para poder surfear todo este cambio es la de convertirnos en aprendices constantes y perpetuos de largo plazo, pero ¿cómo comenzar? Aprender a aprender es clave en esta ecuación. Con el avance de la medicina, y la vida prolongándose podemos elegir una segunda carrera, o quizás nuevas dimensiones en nuestro desarrollo. El viejo paradigma de que ya es tarde para eso, no corre más. A los 45, para muchas personas lo mejor está por venir. La clave radica en que podamos orientarnos no solo con la curiosidad, sino también, y en especial, con aquello que nos apasiona, porque desde ese lugar sacaremos la energía para emprender ese camino.

Estudios en neurociencias dicen que el cerebro aprende mejor cuando es estimulado emocionalmente y cuando se realiza con otras personas. En las aulas, un buen recurso puede ser la alternancia del rol del docente como facilitador de la discusión, con habilidades que busquen romper el molde, quebrar la monotonía, para capturar la atención mediante una frase clave, una imagen impactante, poniendo al alumno en el centro del debate.

Otro de los desafíos es el de mantener a los estudiantes universitarios actualizados en los conocimientos. De esta manera, los cursos de formación y de posgrado sirven para aprender nuevas habilidades técnicas o de gestión, actualizarse o mirar hacia el futuro en aquellas nuevas dimensiones que nos apasionan o por las cuales sentimos curiosidad.

Cuando descubrimos que estamos atrapados en nuestro trabajo diario o rutina, es tiempo de encontrar una nueva dirección. Pero para ello, conocernos a nosotros mismos es un paso clave para poder planificar este desarrollo hacia esa dirección, donde podamos hacer uso de nuestras fortalezas, talentos y sobre todo nuestras pasiones.

El aprendizaje continuo llegó para quedarse, una de las competencias claves para todos, no solo para desarrollarnos en empresas sino para poder ocupar nuestro lugar en esta nueva sociedad del conocimiento, nos impacta a todos, seamos estudiantes, recién graduados, graduados hace 5 10 y 30 años, para reinventarnos en nuestro puesto actual o hacer un cambio de carrera, utilicemos todos los recursos que tenemos para continuar aprendiendo.


Por  Alejandro  Fernández Floriani, docente y director de la Licenciatura en Administración de Empresas de nuestra Facultad de Ciencias Económicas. 

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn