Noticias UCC

El suelo, un recurso olvidado

Publicado el 21/03/2016 en Noticias UCC

Una preocupación de los investigadores a nivel mundial es la falta de datos de los suelos de las regiones subtropicales y tropicales donde se concentra el 50 % de la población mundial. Esto implica que hay un desconocimiento de estas zonas. Ante el crecimiento demográfico previsto para los próximos años, es necesario aumentar la producción de alimentos. Según datos expresados en la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria, para el año 2050 será necesario un incremento en la producción de 44 millones de toneladas de alimentos por año.

El gran desafío es lograr mayores producciones ante un escenario de cambio climático en el que las temperaturas van en aumento provocando cambios en el suelo, principalmente pérdidas de materia orgánica con desprendimiento de dióxido de carbono a la atmósfera aumentando el efecto invernadero.

Este escenario nos llama a la reflexión: ¿conozco mi suelo?, ¿lo estoy manejando bien?, ¿posee los nutrientes adecuados?, ¿tiene limitantes posibles de corregir? ¿se logran los máximos rendimientos?.

Actualmente, he podido constatar que en la Argentina existen problemas en el suelo que limitan la producción de los cultivos. Los problemas son diversos de acuerdo a las zonas (precipitación y temperatura) y tipos de suelo. Ellos son: pérdidas de materia orgánica, pérdidas de estabilidad de agregados, desbalance o pérdida de nutrientes, acidificación, salinización y sodificación. Las limitantes encontradas son posibles de corregir mediante manejos adecuados. Lo importante es detectar los problemas y conocer las causas.

Al no mover el suelo, la Siembra Directa favorece la compactación con texturas limosas y arcillosas. Por otro lado el agua, al no infiltrar produce escorrentía y arrastre de las partículas más pequeñas erosionando el suelo. En este sentido, existen prácticas adecuadas como rotación de cultivos, o cultivos de cobertura, que disminuyen el riesgo de erosión.

La Materia Orgánica (MO) es el indicador más importante de calidad de suelo debido a que es un factor determinante de todos los procesos que en él se desarrollan. Es fuente de los principales nutrientes (Nitrógeno, Fósforo, Azufre y micronutrientes).

Los valores encontrados en los análisis realizados de diferentes zonas de Argentina son variables. Concuerdan con el manejo de suelo, rotaciones, porcentaje de gramíneas (trigo, maíz, sorgo), leguminosas (soja), niveles de fertilización. Los cultivos con una buena nutrición, bien fertilizados creciendo en suelos sin limitantes físicas, presentan mayor masa radicular que repercute en mayores niveles de materia orgánica de suelo. Los suelos que poseen mayores niveles de materia orgánica conservan mejor el agua, poseen menor amplitud térmica, mayor retención de nutrientes, mejor estructura, mejor infiltración.

Los nutrientes son tan importantes como el agua para lograr altas producciones, por ello es necesario conocer el nivel de nutrientes disponibles para poder estimar rendimientos y aumentarlos.

La fertilización es una tecnología que permite obtener rendimientos máximos. Mediante el balance de nutrientes entre lo que tenemos disponible en el suelo y lo que necesita el cultivo, podemos conocer qué producto y qué dosis debemos aplicar. No es conveniente extrapolar recetas de otras situaciones a nuestro suelo porque este varía en metros, y por lo tanto posee características propias dependiendo fundamentalmente de la temperatura y humedad.

La degradación de suelos es una realidad en el mundo, esto hace que las variedades vegetales no expresen su potencial de producción. Se manifiesta por la pérdida de fertilidad física (compactación) y química (pérdida y desbalance de nutrientes) que se reflejan en menores rendimientos.

El gran desafío hoy es aumentar la producción de alimentos manteniendo la sustentabilidad del recurso y por eso es necesario conocer nuestro suelo para poder manejarlo con la tecnología adecuada.

  fertilización     florencia barbero     universidad católica de córdoba     noticias ucc     seguridad alimentaria     cambio climático     suelo     recursos     ciencias agropecuarias  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn