Noticias UCC

Desafíos de la empresa familiar

Publicado el 05/04/2016 en Noticias UCC

 “Donde hay una empresa exitosa alguien tomo alguna vez una decisión valiente”.
Peter Druker

Todos los que hemos tenido la oportunidad de estar vinculados a una empresa familiar, ya sea como miembro, como cliente, empleado,  proveedor o cualquier otro tipo de lazo que nos haya unido con ella, no podemos dejar de advertir  sus particularidades: su  amigable entorno laboral,  el clima de confianza, camaradería, fraternidad y lealtad, entre otras muchas bondades.

Este tipo de empresas conforman un alto porcentaje de las organizaciones en nuestro país,  es una realidad que se repite en la mayoría de los países del mundo, y se caracterizan porque sus  diferentes matices están basados principalmente en aspectos netamente culturales.  Cuestión que en nuestra cultura vernácula, adquiere una mayor relevancia.

En sus comienzos, este tipo de organizaciones alcanzan el éxito rápidamente ya que cuentan con ventajas singulares y bien marcadas con respecto al resto  de las empresas tradicionales, y esta circunstancia las hace únicas. En ellas existe un compromiso adicional que las impulsa rápidamente. Al estar la familia involucrada en forma directa hay gran confiabilidad y orgullo, ya que inclusive en muchos casos la razón social lleva el apellido familiar. Hay rapidez en la toma de decisiones al ser  una única persona o un grupo muy reducido quien las ejecuta.  Esto constituye una ventaja destacada a la hora de adaptarse a los cambios del entorno, sobre todo en épocas de crisis. Tienen su propio know how, que las distingue y  que se propaga rápidamente por toda la organización. Poseen una mirada profunda hacia la calidad, es el propio dueño de la empresa quien generalmente chequea que el producto o servicio satisfaga totalmente las necesidades del cliente.  Gozan de una cultura altamente estable, alineada con los valores familiares. La comunicación es fluida, informal y cordial.

De esta manera, el hecho de ser una empresa familiar quizás conforme una de las ventajas competitivas en relación a otras formas de asociación económica. Sin embargo,  antes o después, los empresarios familiares deberán enfrentarse a una particular problemática que consiste en  un doble reto. Por un lado atender a las cuestiones inherentes a la gestión de cualquier negocio: cuotas de mercado, competencia, financiación, aspectos tributarios y legales, marketing, etc. Y por otro, sumar un aspecto propio de las empresas familiares: gestionar las relaciones derivadas de estos sistemas en los que la familia y la empresa conviven, los cuales se superponen constantemente y parecieran tener intereses totalmente opuestos: la familia basada en un sistema de valores altamente emocional mientras que la empresa lo hace en base a un sistema de valores de base contractual, orientada por excelencia hacia los resultados y rendimientos.

Cómo asegurar su futuro

Paradójicamente y pese a todas las ventajas y virtudes de este tipo de organizaciones, su grado de mortandad es elevado y  mayoritariamente se debe a problemas ajenos a lo económico -financiero sino que encuentran su origen, básicamente, en desacuerdos familiares.

Si bien no hay recetas mágicas y cada familia es un mundo, nuestra propuesta es anticiparse y planificar con el suficiente tiempo de antelación las complejas relaciones propias del sistema, de manera tal que podamos potenciar las virtudes de la empresa familiar y que no sea la familia la que mine el futuro de la empresa, ni la empresa sea la causante de conflictos familiares.

Ambos sistemas se invaden constantemente. La familia lo hace sobre la empresa cuando por ejemplo al esperar que los hijos adultos ingresen a la empresa familiar, o bien alentando el nepotismo al trasladar las rivalidades infantiles a la vida empresarial. También cuando se pretende la igualdad de remuneraciones para todos los miembros de la familia independientemente de las funciones y capacidades. Como contracara, la empresa también  invade a la familia cuando se convierte en una tarea absorbente y obsesiva, con severos sacrificios económicos (sobre todo en las primeras etapas) y afectivos cuando no se dispone de una adecuada atención de la familia. Los conflictos de la empresa repercuten  y se transfieren a la vida familiar.

En este sentido podemos afirmar que este tipo de empresas presentan un desafío adicional con respecto a la empresa tradicional. Ese desafío se focaliza en la delimitación de las fronteras para minimizar las zonas de conflicto y lograr una empresa con un crecimiento sostenible, lo cual, en nuestra opinión, se logra no sacrificando un sistema en pos de otro sino a partir de una planificación y la implementación de herramientas de gestión empresarial y familiar tendientes a la profesionalización. De esta manera se logra una continuidad exitosa de la empresa en el marco de vínculos familiares sanos.

Por María de los Ángeles Lucero Bringas, del Centro de Empresas de Familia UCC.


Centro de Empresas de Familia UCC

El 18 de abril se inaugurará el Centro de Empresas de Familia UCC (CEF UCC). Esta iniciativa nace a partir de la experiencia y la gran recepción de las capacitaciones sobre distintos temas  relacionados con la empresa familiar que realiza la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración hace algunos años. Uno de sus objetivos es fomentar la conciencia de la importancia de la empresa familiar en la sociedad y en la economía regional y nacional; y tiene como fin brindar soporte y asistencia técnica para que las empresas logren superar con éxito el traspaso generacional y la profesionalización.

Este Centro, que tiene como pilares la vinculación tecnológica, la academia, la investigación y la proyección social, permitirá brindar una clínica de prácticas reales a los alumnos dentro de su formación. De esta manera se aspira a llevar la ejercitación práctica sobre las necesidades reales de las empresas a las aulas.

Como futuras actividades del CEF UCC se plantean una clínica de empresas familiares; concretar actividades para dar inicio a una diplomatura; relevar las empresas familiares dentro de la UCC; organizar talleres, seminarios y cursos de capacitación; e incentivar y contribuir al estudio de las empresas familiares en Argentina y específicamente en Córdoba; entre otros.

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn