Novedades

Diálogos lentos con la vida

Publicado el 05/10/2018 en Arte y Cultura

En un aula colmada de público se presentó el 26 de septiembre un libro póstumo del poeta, cordobés y jesuita, Osvaldo Pol. En una edición al cuidado de Lila Perrén de Velasco; Gloria Franchisena de Lezama y Graciela Ferrero, el libro se publicó bajo el título Diálogos lentos con la vida. Fue editado por la Editorial de la Universidad Católica de Córdoba (EDUCC).

La presentación estuvo a cargo del ex rector de nuestra Casa de Estudios, Rafael Velasco, sj, quien compartió su exposición junto a dos de las de las compiladoras. Además, estuvieron presentes el ex rector de la Universidad Nacional de Córdoba, Eduardo Staricco;  la directora de EDUCC, Carla Slek, junto a un nutrido grupo de amigos, muchos jesuitas, que colaboraron a hacer del evento un sentido homenaje al desaparecido poeta.

Las “Canciones para cantármelas bajito” son parte de la obra literaria inédita que Osvaldo Pol  decidió publicar apenas unos días antes de su fallecimiento, hace ya dos años.  El material se sumó a una selección de poemas compilados y ordenados cuidadosamente.

 “Lo de Pol no fue un testamento sino un legado – señaló Graciela Ferrero en su intervención – Su poesía era para él palabra amorosa orientada al encuentro con lo real, a la comprensión genuina que a la vez entraña y desentraña la vida”

Centrando su atención  sobre los matices estilísticos, Ferrero comenzó por dar indicios del por qué del título elegido para el libro: “La conversación, camino de ida y vuelta, entenderse hablando; la lentitud,  el retardamiento voluntario de la acción porque el sujeto se abre al tiempo sin tratar de dominarlo,  la absorción demorada de un saber libre de las cosas.”

En línea con lo expuesto, Ferrero agregó: “Los textos muestran una extraña simbiosis  entre lo popular y lo culto (…) un movimiento centrípeto hacia lo que no está expuesto (…) con un tono celebratorio ante las epifanías de lo cotidiano que se rescatan con la letra de lo mínimo (…)  el poeta no se reduce ante lo numinoso y sus dos potencias: lo tremendo y lo fascinante sino que entabla con Dios un diálogo vivificante (…) Pol eligió el camino de la poesía para dejarse interpelar por el mundo y revelar la condición humana, pero además se supo vocero y actor en la empresa de dar realidad histórica a través del ejercicio estético, a su modo, al mensaje evangélico.

Acercando otra imagen para enriquecer el retrato de Pol,  aportó su palabra Rafael Velasco: “Me interesa señalar la experiencia de Dios que  poetiza Osvaldo Pol, poeta, jesuita, sacerdote” (…) ese Dios principio y fundamento es, además, en la poesía de Pol fuente fresca de sentido  que cuenta con las flaquezas del hombre;  es un Dios desde adentro, se hace cercano y ya no se sabe si Él va por los caminos del poeta o es el poeta el que camina por sus huellas (...) Pol andaba por este mundo como un extranjero, como quien sabe que esta no es su patria, ese hombre que descubre uno de sus sonetos asonantados lo hacía buscar la belleza, el poema, para poner su verso donde anida la luz (…) Mientras sus amigos lo extrañamos cada vez más él ya vive la comunión “sin velos” con el amigo al que su vida fecunda de sacerdote, poeta y jesuita procuró en todo amar y servir”.

  educc     editorial universitaria     poesía     obra póstuma     libro     diálogos lentos con la vida     osvaldo pol     universidad católica de córdoba     ucc  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn