Novedades

Pedido de ayuda para nuestros hermanos de Haití

Publicado el 26/01/2010 en Institucional

Todos hemos sido conmovidos en estos días por las noticias y las imágenes de Haití. Las víctimas del terremoto son innumerables. El dolor lo asola todo. No voy a abundar en lo que ya todos han visto y oído.  Los jesuitas de Haití y de República Dominicana, junto con instituciones de la Iglesia y otras organizaciones sociales, están trabajando tratando de ayudar a las víctimas. Como ustedes saben la coordinación de la ayuda internacional es compleja.


Por el momento se está en la fase de responder a la emergencia; esto es: tener presencia solidaria, alimentación, medicina, higiene y un lugar para descansar. Los jesuitas están acompañando ocho centros de atención a las víctimas. Al mismo tiempo que se comparte la ayuda con otros grupos que se acercan a pedir colaboración.

De nuestra parte, como universidad jesuita, además de invitarlos a ayudar del modo en que cada uno pueda, quisiera compartirles un testimonio de un compañero jesuita –el padre Mario Serrano, sj- que está allí en nuestro noviciado de Puerto Príncipe trabajando con la gente afectada y que creo, puede ayudarnos a personalizar nuestra colaboración, para que no sea una donación sin rostro:

“Llegamos al noviciado jesuita (de Puerto Príncipe) ya casi de noche y no descargamos los camiones por miedo a la reacción de la población. Ya no teníamos seguridad militar, pero diligenciamos para tener dos policías para vigilancia de esa noche. Al día siguiente, temprano en la mañana descargamos y luego nos reunimos para organizarnos. Mientras nos reuníamos, un gran número de personas empezó a golpear la puerta pidiendo que se distribuyera ya la comida. Detuvimos la reunión y pensamos lo peor. Hubo que llamar a la policía. Llegó la policía y la gente no se dispersó. El comandante nos pidió que les diéramos una botella de agua y les despidiéramos con la promesa de que también a ellos les daríamos la ayuda recibida.
La gente aceptó. Les prometí que iría a hablar con ellos más tarde. Esa tarde me acerqué a ellos. Nuestro noviciado está en la entrada de su barrio, que es muy pobre y en el que residen muchas víctimas del sismo. Esa tarde tuvimos una excelente asamblea de moradores. Entendieron que necesitábamos tiempo para organizar la distribución y nosotros entendimos que ellos debían ser también beneficiarios de nuestra ayuda. Les compartí nuestro miedo y sentimiento de inseguridad, ellos nos afirmaron que en la zona ellos pondrían la seguridad. Se organizaron para recibir la ayuda y se comprometieron a ayudarnos a descargar los camiones de ayuda.

No saben la alegría que me dio todo este proceso. Una alegría ligada a una nueva comprensión de la situación, a unas referencias muy concretas de personas, a una nueva forma de gerenciar la ayuda. Hay que integrar a la gente lo más que se pueda en el proceso mismo. Cuando se agolpó la gente en nuestra puerta recuerdo la voz y el rostro de Saucet, una mujer muy valiente que exigía comida, con enojo y con valor. Recuerdo mi temor frente a tanta gente. Ahora veo caras amigas, gente con las cuales compartir y trabajar juntos por la misma causa… Ahora tenemos una seguridad y protección más fuerte que la que nos pueden brindar las fuerzas militares, tenemos el acompañamiento de quienes pretendemos ayudar…”

¿Qué podemos hacer?
Desde nuestros lugares queremos ayudar y muchas veces no sabemos cómo. Los jesuitas que están en el lugar nos recomiendan enviar dinero que será destinado para paliar la emergencia y para ayudar a la reconstrucción del país que ha quedado devastado.

Para quienes quieran ayudar económicamente, la UCC ha abierto una cuenta destinada a este fin. El dinero será transferido a la Provincia Jesuítica de Antillas, que es quien está coordinando la ayuda de las instituciones de la Compañía de Jesús.

Los datos de la cuenta son los siguientes:

BANCO MACRO
TITULAR: UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CÓRDOBA
CUIT: 30-53967910-0
CTA. CTE. PESOS Nº: 357600620405965
CBU: 2850576330006204059652


En estos días la mirada de la humanidad se vuelve hacia Haití; un pueblo que hace ya mucho tiempo está devastado por la miseria, la injusticia y la exclusión. Una desgracia natural nos ha hecho tomar conciencia de su situación y de sus necesidades. Ojalá la solidaridad internacional pueda ser un impulso para la reconstrucción integral del país.

Que Dios los bendiga.

Con afecto. 

P. Rafael Velasco, sj
Rector

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn