» Imprimir nota  
24/11/2016 -
Hoy Día Córdoba | Cultura

PrOy3ctO F4brlc4: Diseños de Solidaridad


Inspirado por el diseño en acción, el proyecto del arquitecto Esteban Bondone pone a la arquitectura al servicio de los más necesitados


Diseño futurista, limpio, depurado. Decorar el salón, el jardín o el campo de batalla puede pasar por elegir un modelo de silla que lo corone de forma magistral. Tan simple como un dispositivo de asiento individual con patas y respaldo, la elección de un objeto cotidiano, al día de hoy, puede tratarse de una pequeña aventura al servicio de la sociedad. 

Nacido en el marco de una cátedra de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) que dirige el arquitecto y profesor Esteban Bondone, el instituto “Pr0y3ct0 F4br1c4” (PF) diseña, produce y vende sillas de culto de todos los tiempos para emprender novedosos proyectos de ayuda a la comunidad.

“La del año pasado se llamaba ‘tripolina’. Una silla emblemática de finales del 1800 creada por unos ingleses y adoptada por el ejército italiano fascista como silla de campaña en Libia. Los italianos la desplegaron en Trípoli, capital libia, de donde viene su nombre. Usamos esa silla con la intervención de 40 artistas de todo el país de diversas edades, trayectorias, desde el reconocido pintor y dibujante Carlos Alonso hasta los emergentes Pablo Bisio y Marcelo Barchi”, dice Bondone.

En el año corriente, F4br1c4 puso a la venta su segunda silla, la BKF, apodada Butterfly, cuyo nombre es la sigla de Bonet, un catalán exiliado de la Guerra Civil española en Argentina; y los modernistas argentinos Kurkat y Ferrari, quienes tomaron la BKF teniendo como madre la tripolina. 

El camino asciende gradualmente. Primero las sillas salen a la venta en una exposición en un lugar público (este año fue en el Palacio Ferreyra y el año pasado el Dionisi) y los primeros compradores las adquieren a un alto precio por unidad fija de costo que cubre los honorarios del artista, la confección de la silla y los beneficios extra. Estos beneficios permiten desarrollar las acciones solidarias en las escuelas y destinar fondos para los subproyectos del PF. En una segunda instancia, baja el precio a la mitad y abre la compra a jóvenes. En una tercera instancia, cerca del cierre administrativo de la universidad, el 5 de diciembre, ofrecen una oferta del saldo no vendido a precio de costo.

Al ver ambas sillas es posible reconocer siluetas semejantes, pero la BKF fue el comodín que se constituyó en un ícono del mobiliario moderno mundial. Desde entonces fue reproducida masivamente para las clases populares y medias. “Hacemos esa silla porque de algún modo conecta la formación de mis alumnos con la cultura moderna para ir evolucionando, año tras año, hasta realizar una silla de hoy en día. Pero arrancamos de 1890 con la tripolina”, agrega.

F4br1c4 no eligió sillas por su comodidad o notas decorativas, sino como motor de arranque para impulsar un proyecto caleidoscópico. PF tiene por destino generar recursos que puedan mitigar o solucionar situaciones de emergencia ante tragedias ambientales. La venta de las sillas financian estos proyectos de acción solidaria operativa al permitir, por un lado, que los alumnos de Bondone (son 100 alumnos-operarios en la fábrica) ingresen en la cultura universal arquitectónica del diseño y trabajen haciendo las sillas y; por el otro, brindar a través de la venta de las sillas los recursos para generar subproyectos, que este año suman cinco:

 

BKF Graphic

Contiene en su matriz muchos de los anhelos de quienes transitan las disciplinas proyectuales y artísticas. A la luminosa oportunidad de intervenir la silla BKF, un paradigma del objeto moderno creado en 1939, los fines de la acción solidaria enaltecen al proyecto en su conjunto. Las ideas de los diseñadores y artistas que participan en la intervención de la silla confluyen entre el juego de tramas a la expresión aguda que deja la espátula y el pincel, del vectorizado digital al hiperrealismo fotográfico, del gesto medido y técnico de la tipografía a la operación decorativa. 

 

Día Cero

Propone una especie de iglú, como una carpa, para refugiados en situaciones de desastre ambiental. Cuando inundaciones o terremotos desplazan a la gente de sus viviendas originales a áreas de protección como escuelas, parroquias y clubes, los iglúes pueden ser armados al instante bajo techo. Sus paredes de cartón plegado pueden contener una familia y hasta acoplarse entre sí para albergar más personas o hacer un hospital de campaña. Este refugio tiene colchones y, una vez utilizado, se pliega y se guarda. 

 

Día Sesenta

Consecutivo a Día Cero, este proyecto ofrece un núcleo habitacional básico, es decir, baño, cocina y una habitación. Cuando a los 60 días los damnificados vuelven al asentamiento original, encuentran reparado su lugar, el área donde tienen a mano sus relaciones sociales y afectivas. El emprendimiento está en negociaciones con la industria local o mendocina, según el caso, para comprar a bajo costo 60 núcleos habitacionales, que es el número promedio que una evacuación en las sierras está solicitando. La idea es que los municipios de cuencas de riesgo o áreas inundables, como la cuenca del Saldán, suscriban un convenio con la UCC para que ésta se constituya en banco de asistencia en situaciones de emergencia. El pacto sería por un monto tal que cubra las necesidades básicas de una situación de evacuación más un canon anual. Con el paso del tiempo, será posible disponer de fondos que irán creciendo a medida que vayan suscribiéndose distintos municipios. El canon permitirá financiar el producto y acopiar los suministros. 

 

Social Mobile

Paso final de la cadena Día Cero y Día 60, permitirá que la gente, al volver a sus casas y cruzar la puerta, en vez de encontrar paredes desnudas pueda por lo menos tener un kit de mobiliario económico para ser también incorporado dentro del banco de soluciones instantáneas.

 

Rueda de Sillas

Con la imaginación y la creatividad como banderas, Bondone convocó a un ex alumno de su cátedra, ahora egresado, Lucas Camussi, que está en silla de ruedas, con el fin de desarrollar una silla de ruedas para niños de entre 8 y 12 años que genere una estadía lúdica y amena en el asiento. “La cuestión antropométrica está muy controlada por fisiatras, médicos y otros profesionales pero también tiene un carácter ortopédico, una imagen, un impacto en los niños que es muy negativo. Camussi, su esposa (que también es arquitecta) y Bondone pensaron una silla cuya imagen tenga aditamentos de color que ofrezcan a los niños una estancia corta más amable, cercana a ellos como juguete.

 

Son 100 alumnos que quieren profundizar sus conocimientos y sensibilidad social en el espacio de Pr0y3ct0 F4br1c4. Pueden hacerlo con recursos propios que “nada tienen que ver con la caridad, que es positiva, instantánea, pero que depende de la voluntad de las personas en el momento en que ocurren los eventos”, opina Bondone. Su equipo, a su turno, mueve una rueda de cuyo rodar todos obtienen beneficios: Bondone recibe un pequeño sueldo simbólico, los jóvenes alumnos aprenden y los colaboradores y proveedores cobran. 

“Ahora estamos obteniendo recursos de la venta de las BKF –agrega-, como lo fue de la tripolina el año pasado, y destinamos una parte de los recursos en limpio a desarrollar los proyectos y, por otra vía, a generar acciones solidarias que asistan a escuelas públicas y especiales, como el Colegio Mater Purissima, comprando instrumentos musicales para orquestas infantiles.”

Pr0y3ct0 F4br1c4 lleva un año. El diseño y venta de las sillas lleva dos. Bajo la consigna del aprendizaje el aporte social, 100 alumnos trabajan aprendiendo a través del ensayo y error en un camino en el que nadie es perfecto ni infalible. No reciben nada en donación. La UCC, a través de la gestión y apoyo de su rector padre Alfonso Gómez y del decano de la Facultad de Arquitectura José Santillán, los apoya con espacio y tutelaje. Todos ganan. “Cuando diseñamos una silla diseñamos una sociedad y una ciudad en miniatura”, dicen que dijo el arquitecto británico Peter Smithson. Pr0y3ct0 F4br1c4 aún no existía.

 

Comprá una BKF

Hasta el 1° de diciembre estarán a la venta las sillas de diseño BKF. La modalidad es fácil: consultás la disponibilidad de diseños al mail [email protected] o por MP al FB/Esteban Bondone y, una vez lo tengas elegido, transferís su valor al CBU de la Universidad que el equipo a cargo te indicará. 


Tipo de nota: Nota
Medio:
Hoy Día Córdoba
Sección/Suplemento: Cultura |
Extraida de:: Ver web

Autor / Redactor: Maximiliano Monti
Fecha de publicación: 24/11/2016
Más información:

Click aquí






» Imprimir nota
 
 

Oficina de prensa
[email protected]

Área de Comunicación Institucional
Oficina de Prensa
Sede Centro
Ob. Trejo 323 - Centro
Ciudad de Córdoba, Córdoba, Argentina
Tel: (351) 4219000 int. 204
Universidad Católica de Córdoba - www.ucc.edu.ar

Sistema de seguimiento de medios - [email protected]